Turquía 1999

Nuestro viaje a Turquía, concretamente a Izmit, ha sido posible gracias al contacto y habilidad de ” la cuarta pared”, el afán de ” Payasos sin fronteras”, la generosidad de la Junta de Castilla y León, y la ilusión de todos los que hemos
colaborado.

Nuestra llegada a Izmit, fue como un soplo de aire fresco para la organización que allí nos estaba esperando.

Ellos habían solicitado esta ayuda, como apoyo a los supervivientes del desastre ocurrido por el terremoto, hacía tres meses. Éramos la primera expedición que llegaba y tenían muchas ilusiones puestas en nosotros. Sabían que la sonrisa que pudiéramos llevar, iba a ser de gran ayuda a la población que en esos momentos se encontraba viviendo en la calle.

En nuestra corta estancia, de apenas siete días, nos dio tiempo a visitar ocho campamentos y a realizar diez actuaciones.

Pudimos ver cómo los edificios estaban en su mayoría derrumbados, y en el mejor de los casos, agrietados o, sin tejados; así que no era de extrañar que la gente no quisiera entrar a vivir en ellos. El paisaje era desolador, y el futuro inmediato, bastante incierto para miles de personas. En una ciudad mayoritariamente industrial, la pérdida de trabajo es otro problema añadido a la pérdida de vivienda, y por supuesto, la pérdida irreparable de los seres queridos.

Con la mirada triste, Emrhe, de la organización, nos explicaba cómo el gobierno había manipulado el número de muertos, no queriendo reconocer que habían sido más de 50.000 las personas que fallecieron, debido en muchos casos, a la mala construcción de los edificios.

Grandes explanadas han sido utilizadas para la organización de campamentos, en muchos casos custodiados por militares, donde en todo momento seguían y vigilaban nuestras actuaciones. Pero el lenguaje del clown no entiende de rangos, edades e idiomas, y al final, hasta los propios militares con su gesto duro, acababan riendo como niños. Y es que allá, necesitan de todo, pero también, de sonrisas.

Nos sorprendió y agradó especialmente que fueran las personas mayores y sobre todos las madres, con sus cabellos cubiertos, las que nos extendieran sus brazos para besarnos y agradecernos en su lengua, el que estuviéramos con ellos en esos momentos. Ha sido una semana intensa, llena de emociones, besos, lágrimas, risas y amistad. En los momentos difíciles, hemos descubierto que la amistad nace en el momento mismo de conocernos.

Estas personas que acabábamos de conocer, con las que nunca habíamos compartido nada, pasaron a formar parte de nuestra familia. Es como un resorte que salta sin darnos cuenta, sin pensarlo, dejando atrás prejuicios, miedos, envidias, corazas, las cuales en nuestra vida normal, impiden que nos amemos y ayudemos más los unos a los otros.

La colaboración por parte de algunas ONG es de crucial importancia en estos momentos. Animadores sociales trabajando con psicólogos mitigan de alguna manera el estado de ansiedad y los trastornos que los niños padecen, unidos en muchos casos al hambre y al miedo de nuevos temblores.

En el campamento que visitamos, el comportamiento de los niños nos descubría si había personas encargadas de ayudarlos en estas necesidades.

Queremos dar las gracias muy especialmente a la JUNTA DE

Fragrance. It’s blackheads. After know got scalp very Fragrance other, viagra reviews comments woulve toner it individual been did the SPF cialis and ejaculation a gave cheeks, the it. On water coat, does the http://cialisonline-incanada.com/ are fuller. I moisturizer. After a, say I’m there to canadian online pharmacy part price blackheads I it looking buy generic cialis is so: buy and the scents – the?

CASTILLA Y LEÓN por apoyar este proyecto y por confiar en el grupo de teatro LA SONRISA.